Desarrollo web

¿Te gusta esta página? Puedo ayudarte a desarrollar una web a medida de tus necesidades.

Escríbeme!
Tu negocio aquí
Promociona tu negocio!
Más info
Te anunciamos
Aprovecha este espacio para llegar a más público.
Contacto
Te esperamos
Infórmate sin compromiso
Lo quiero
Previous
Next
xoel-lopez-suenos-pan-vigo

Xoel López – Sueños y Pan

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Esta entrada se publicó hace más de un año, el contenido puede estar obsoleto o puede contener errores.

Presentación del nuevo disco de Xoel López, Sueños y Pan, el sábado 10 de noviembre a las 21 horas en el Auditorio Mar de Vigo.

Concierto de Xoel López en Vigo

Sueños y pan. Palabras que pretenden abarcar mucho con muy poco. Para Xoel los sueños engloban lo que uno trata de ser. Ideales, aventuras, arte y misterio. Umm… empezamos a volar. El pan, por su parte, representa lo terrenal. Los alimentos, el hogar, lo cotidiano y el trabajo. Necesidades que obligan a aterrizar. Iniciado el descenso.

La madurez muchas veces consiste en alcanzar lo segundo, dejando a un lado todo lo primero sin darnos cuenta del todo. Pero en “Sueños y pan” Xoel canta a todo lo contrario. Reivindica el pan para poder soñar y construir ese otro espacio. Él y todos los demás. Siempre teniendo claro dónde empieza todo. “Y aunque temo perderme en mundos raros / siempre dejo piedras para poder regresar tu lado”, dice con cierta fragilidad en “Insomnio”. Tintineo de guitarras. Un fraseo que sube a Silvio Rodríguez en una barca de soft-pop de los setenta. Y una parte final de saxo y ruido blanco. Queda una cosa clara: el momento cumbre no está ahora fuera de casa, se encuentra en el hogar.

Este nuevo álbum de Xoel López responde a una idea de madurez plena. Pero de la de verdad, no aquel simulacro posadolescente que un día decidimos llamar así. A excepción de “Madrid” -que lo parte a la mitad con energía a lo The Who y, en cierto modo, remite a Deluxe-, muestra al músico abrazado a su familia en la calidez del hogar y mirando con extrañeza al mundo de fuera. Los temas fluyen reposados, divertidos y un poco reflexivos, entre risas de niño y suspiros de adultos que no renuncian a volar… para luego aterrizar. Son los sueños y el pan de un artista que se abrazó a la magia con “Atlántico” (2012) y, desde entonces, no la soltó ya más.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.