Festival Terraceo: Ortiga + Grande Amore

Ortiga:

Lo más importante que tengo que decir de Ortiga es que Chicho es un buen chaval. Esto es esencial, porque en la vida hay mucho idiota y mucho trapalleiro, que es como llamamos en Galicia a los cutres y a los embaucadores. Pero no es el caso de Chicho, decía. Él es un millennial de su tiempo y de su tierra, pero también un poco particular, que se queda en su casa sin wifi para arreglarse unos merenguitos, que no se ha instalado el WhatsApp, que vive en su barrio de siempre, en Santiago de Compostela, junto a un centro comercial en declive. Chicho, ahí, con su honestidad y sus pies en el suelo.

Ortiga, su proyecto musical, no es fácil de explicar si no has crecido en las verbenas gallegas. En Galicia hay muchas más vacas que personas, y casi tantas orquestas como vacas. Aquí se celebran miles de fiestas anualmente; solo el 15 de agosto hay un centenar de verbenas al mismo puto tiempo. En ese caldo hierve Ortiga, que suena al Caribe que trajeron nuestros migrantes, pero también a esto que ahora llamamos música urbana.

Grande Amore:

“No sé cantar y me da igual. No sé cantar, no sé bailar, no sé hablar y me da igual”, berrea Grande Amore, entre una infecciosa melodía de techno fuzz descerebrado, en una de las contundentes declaraciones de intenciones que arroja su álbum de debut. Estamos ante un proyecto francamente sorprendente, cargado de personalidad, que desde la primera escucha te agarra del cuello y te pone contra las cuerdas, obligándote a amarlo u odiarlo. Grande Amore suena macarra y enternecedor, rabiosamente humorístico y, al mismo tiempo, vulnerable y rayado en su desesperación existencial, algo que plasma con maestría en su primer tema, “Esta pena que a veces teño”. 

Metadatos:

Fecha de actualización:

Fuente de los datos: Xunta de Galicia

Compartir es vivir!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Localización

En algunas ocasiones la localización puede no corresponderse a la realidad.

Entradas populares